1. Usa una ligera pendiente. Establezca la inclinación de la cinta de correr de 1% a 2%. Como no hay resistencia al viento en el interior, una escalada suave simula la carrera al aire libre. Por supuesto, si eres nuevo en correr, es bueno dejar la pendiente al 0% hasta que desarrolles tu condición física.
  2. No utilices mucha inclinación. Al mismo tiempo, no ajuste la pendiente demasiado inclinada (más del 7%), lo que puede ocasionar lesiones en el tendón de Aquiles o en la pantorrilla. Además, no corras con una inclinación de más del 2% durante toda tu carrera.
  3. No te cuelgues de la agarraderos o la consola. Algunas personas asumen que necesitan aferrarse con sus manos cuando corren o caminan en una cinta . Las agarraderos  solo están ahí para ayudarlo a subir a la cinta sin peligro. Cuando corras en la cinta de correr, practica una buena técnica de correr manteniendo los brazos en un ángulo de 90 grados, como lo harías si estuvieras corriendo afuera.
  4. Asegúrate de calentar. Corre o camina a un ritmo lento y fácil de 5 a 10 minutos. Es tentador simplemente saltar sobre la cinta de correr y comenzar su entrenamiento, pero debe darse tiempo para calentarse.
  5. No olvides tu genial. También es fácil salir de la cinta de correr cuando termina su sesión de ejercicios y su ritmo cardíaco es alto. Pase 5 minutos en un trote lento o camine al final de su carrera y permita que su ritmo cardíaco caiga por debajo de 100 lpm. El enfriamiento ayudará a evitar los mareos o la sensación de que aún se está moviendo cuando se baje de la máquina para correr.
  6. No te inclines hacia adelante. Asegúrate de mantener tu cuerpo en posición vertical. No tiene que inclinarse hacia adelante porque la cinta tira de los pies hacia atrás. Debe sacar sus pies del cinturón antes de que sean completamente tirados por el cinturón.
  7. Presta atención a tu paso. Mantenga su paso rápido y corto para ayudar a minimizar el impacto transferido a sus piernas. Trata de mantener un impacto en el medio pie para asegurarte de que no tienes el talón pateándolo al arrojar una descarga sobre tus rodillas. Es posible que necesite exagerar el encogimiento del talón debido a la falta de impulso ya que sus pies no estarán en movimiento circular.
  8. Mejora tu conteo de zancadas Cuantos más pasos realice por minuto, más eficaz será su ejecución. Los corredores Elite corren a aproximadamente 180 pasos por minuto. Determine el número de zancadas contando cuántas veces un pie golpea el cinturón en un minuto, luego duplique ese número. Intenta mejorar tu ritmo de zancada durante tu carrera centrándote en zancadas más cortas y más rápidas y manteniendo los pies cerca de la cintura. Este ejercicio lo ayudará a lidiar con el aburrimiento en la cinta de correr e incluso a mejorar su funcionamiento al aire libre.
  9. Escucha música Si bien usar unos auriculares durante las carreras al aire libre no es seguro, escuchar música en la cinta de correr puede ser una gran manera de combatir el aburrimiento y durar más tiempo. Elija canciones motivacionales mediante la creación de una lista de reproducción para su entrenamiento, esto le ayudará a evitar revisar constantemente el reloj para ver cuánto todavía tiene que hacer.
  10. Además: luchar contra el aburrimiento de una cinta de correr
  11. Ver la ruta. Otro truco para pasar tiempo en una cinta de correr es visualizar una ruta al aire libre que ha realizado con frecuencia. Imagina correr e imaginar los edificios en el camino. Cambia la configuración de inclinación cuando estás en una colina.
  12. No te olvides de hidratarte. Puede perder incluso más agua corriendo en una cinta de correr que si estuvieras corriendo afuera, ya que hay poca resistencia al aire para ayudarlo a mantenerse fresco. Mantenga una botella de agua a mano.
  13. Más: Necesidades de hidratación para los corredores
  14. No mires abajo. Sé que es difícil no mirar cuánto tiempo o distancia has hecho, pero si miras hacia abajo, tu postura de carrera sufrirá. Tampoco te mires a los pies, es más probable que te corras, lo que podría causar dolor de espalda y cuello. Mirar hacia adelante es la forma más segura de correr